martes, 27 de enero de 2015

Gary Cooper que estás en los cielos

Decía Gary Cooper que un hombre feliz es aquel que durante el día, debido a su trabajo; y por la noche, debido a su cansancio, no tiene tiempo para pensar en sus cosas...


jueves, 22 de enero de 2015

Cuestión de piel

Uno de los regalos que más me gustaron de los que me trajeron los Reyes Magos este año, fue un par de guantes largos, de piel negra, elegantísimos, glamourosos, sofisticados. 

Fueron hechos a mano en una tienda mítica de Barcelona "Guantes Victoriano", un negocio artesanal y familiar que lleva cortando y cosiendo a mano guantes de piel desde 1963, y que recibe encargos de modistos tan prestigiosos como Vitorio y Lucchino o Pertegaz.  Hace unas semanas pasé por delante de la tienda y vi con tristeza un letrero que anunciaba que la tienda cierra por jubilación, y con esa pérdida desaparecerá también una manera única de trabajar la piel, un oficio y una magia.

Que nos perdone Rita Hayworth.


miércoles, 21 de enero de 2015

miércoles, 14 de enero de 2015

Una mañana de enero

Lo mejor de trabajar por proyectos es la libertad de horarios y los espacios que aparecen "a deshora" como por arte de magia. Hoy taconeé hasta el Café Beriestain, un local amplio, acogedor, cosmopolita y bourgeois en la Barcelona del Ensanche. Sus altos techos y su estructura industrial se combinan con un cuidado interiorismo y unas cálidas luces que te invitan a pasar y a descansar en uno de sus coquetos sillones de un vivo color verde.

En el Beriestain resuenan conversaciones a media voz en varios idiomas y arropan sus paredes algunas estanterías con libros y revistas. Al fondo, se encuentra un íntimo restaurante que gira hacia el local contiguo, un concept store con objetos de diseño para la casa.

Me siento junto al ventanal que da a la calle Pau Claris y me dispongo a compartir este delicioso café de enero con el viejo Nabokov....


martes, 13 de enero de 2015

Al abrigo

Llegamos con mar calmo. En el puerto, un viejo alemán que, a pesar de llevar viviendo en la isla más de 30 años no ha perdido ni un ápice de su acento ni de su fisonomía teutona, nos conduce en un desvencijado coche a la Playa de las Conchas. Delicia de aguas turquesas con la vista, al fondo, de la islas de Montaña Blanca y Alegranza…

Hoy, en la vorágine de los acontecimientos, cerré los ojos y volví a viajar a La Graciosa.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...