martes, 18 de marzo de 2014

¿Nos llamamos civilización?

Hace unos días estuve viendo una maravillosa conferencia del presidente de Uruguay, José Mújica, al que algunos ya han bautizado como "el presidente más pobre". "Don Pepe", como es llamado en las calles de Montevideo, empezó de este modo su intervención: "Yo apenas soy un paisano terco. No razono en términos económicos, respeto la economía, pero estoy peleado con la civilización que me toca vivir". Y a continuación hablaba de la necesidad de avanzar en igualdad, de la necesidad de dar respuestas globales a problemas aparentemente regionales: "Por primera vez en la historia de la Tierra hay que pensar como especie: la pobreza de Africa no es un problema de Africa, ni la falta de agua en Ecuador o Perú son problemas de Ecuador o Perú". Y proponía un paquete de políticas progresistas que, situando a la igualdad en el centro, rompan el paradigma económico imperante.

El presidente Mújica es un ejemplo de austeridad y de compromiso personal con sus conciudadanos. Vive en su chacra de las afueras de Montevideo, en Rincón del Cerro, tal como había prometido que seguiría haciendo tras ser elegido presidente. En el campo. Dona a fondos de ayuda social un 90% de su salario afirmando, con serenidad, que "con ese dinero me alcanza, y me tiene que alcanzar porque hay otros uruguayos que viven con mucho menos".

Recordé una conversación que tuve con una amiga uruguaya sobre su presidente. Me decía que había declarado al tomar posesión, que, aunque no necesitaba casi nada para vivir, como Presidente del Uruguay se comprometía a hacer un esfuerzo por entender las aspiraciones consumistas de muchos de sus compatriotas. 

No es de extrañar que su voz, cargada de legitimación y de justicia, clamara en una intervención ante la ONU: " Quién tuviera la fuerza de albergar tanta utopía... pero, hoy, nació de las cenizas del ayer. Soy del Sur, vengo del Sur, cargo con los millones de compatriotas pobres en América Latina, esa patria común que se está haciendo". 







1 comentario:

  1. Cuán necesarias son personas como él. Magnífica tu ofrenda

    ResponderEliminar

Ladytacones pasea por las calles de la ciudad ajena. Lleva en su bolso un libro, un cuaderno y lápices de colores...

Ladytacones es un cuaderno de bitácoras personal, con crónicas ilustradas sobre la vida en la ciudad, la creatividad, la era digital, la emoción de los pequeños encuentros, y muchas cosas más...

Sígueme también en facebook, instagram, twitter y pinterest.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...