viernes, 4 de diciembre de 2009

Café Volblum



Camino hasta el Café Volblum entre Casp y Roger de Flor, cerca de la Ciudadela. Dentro me recibe un espacio blanco y alegre, con sillas de diferentes colores recuperadas de otras vidas. Parece que, también ellas, estuvieran esperando la merienda: una un chocolate caliente, otra un batido de fresa; aquélla unas galletitas con mermelada. Celebran la alegría de tener una segunda oportunidad en un lugar tan luminoso, tras su primera vida en salones y cocinas oscuros de hace 3 décadas. Sobre las mesas, los azucarillos en bol de loza, y botellitas de zumo recicladas en jarrones con margaritas amarillas.
Y flotando en el aire, la música de Björk, en su versión más suave y gatuna.

2 comentarios:

  1. Me recuerda a una pequeña silla de madera pintada de amarillo que tenía de pequeña...¡¡tan bonita y comunicadora!! Los objetos viven a través de la vida que van absorbiendo de nosotros

    ResponderEliminar
  2. Una pequeña apreciación, muy muy cerca no es que esté de la Ciudadela... es un paseillo agradable. El sitio tiene su encanto.

    ResponderEliminar

Ladytacones pasea por las calles de la ciudad ajena. Lleva en su bolso un libro, un cuaderno y lápices de colores...

Ladytacones es un cuaderno de bitácoras personal, con crónicas ilustradas sobre la vida en la ciudad, la creatividad, la era digital, la emoción de los pequeños encuentros, y muchas cosas más...

Sígueme también en facebook, instagram, twitter y pinterest.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...