viernes, 22 de enero de 2010

El pan como experiencia


Entro en la panadería Barcelona-Reykiavik, un sitio chic en el Raval, casi de culto. Exquisitos panes ecológicos hechos en hornos de leña esperan al comprador regalándole ese agradable olor a hogar que sólo proporciona el pan recién hecho o el café de la mañana. Pido un pan de pipas. "Lo siento, pero me dice el panadero que hoy los panes de semilla salen más tarde. Como ha llovido, al pan le está costando subir…". Y yo, en medio de aquel dulce santuario de cereales y harinas, me pregunto, "también os afecta a vosotros?".

3 comentarios:

  1. que bueno!!!...me encanta la sensibilidad de los panes!!....me gustan tus ilustraciones, gracias por pasarte por mi blog...un besito y buen finde semana

    ResponderEliminar
  2. Viviendo en el norte y trabajando en la Cordillera, inevitablemente uno se tiene que armar contra los efectos del tiempo: todo sube, haiga ahí fuera como haiga. Faltaría más.

    Aunque...si yo fuera pan de un lugar tan chic, primero subiría, luego bajaría y luego me lo pensaría, mientras los clientes esperan anonadados por lo artesanalmente artesanos que somos los panes de ese horno.

    Besos

    ResponderEliminar

Ladytacones pasea por las calles de la ciudad ajena. Lleva en su bolso un libro, un cuaderno y lápices de colores...

Ladytacones es un cuaderno de bitácoras personal, con crónicas ilustradas sobre la vida en la ciudad, la creatividad, la era digital, la emoción de los pequeños encuentros, y muchas cosas más...

Sígueme también en facebook, instagram, twitter y pinterest.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...