domingo, 26 de septiembre de 2010

El papá de Malena


Está sentado en una mesa, al fondo de la cafetería. Su hija de un año, en el carrito, junto a él, comiendo una galleta. Aprovechando ese minuto de tranquilidad se ha sumergido en la lectura de un periódico y su cabeza casi se funde con sus páginas, tanto es el afán por exprimir al máximo esa pequeña pausa que su pequeña le ha concedido, y tanto es el sueño que acumula. Sabe que la niña se puede poner a llorar o gritar en cualquier momento. No se atreve ni a mirarla de reojo. Cuando su mujer acabó la baja maternal él se ofreció a quedarse con la niña unos meses… ahora no ve la hora de que empiece a ir a la guardería. Escrúpulos? Ningunos. Ojeras? todas. Sueño? Infinito. Galletas? No quedan más!!!!!!!!!

Fin de la tregua.

7 comentarios:

  1. Ay, los papás,¿qué haría yo sin él? Bss

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado el post de hoy!
    Siempre hay q aprovechar al máximo esos pequeños instantes de tranquilidad!!

    Y q no se acaben nunca las galletas!

    Un besito y feliz semana ,-)

    ResponderEliminar
  3. Mejor descripción de una realidad cotidiana, imposible.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué alegría me da leer tu post y ver que por fin los papás han entrado en el ,mundo de las ojeras!

    ResponderEliminar
  5. Toda una realidad, así estaré yo en breve con unas ojeras de kilometro ;-}
    besotes guapa

    ResponderEliminar

Ladytacones pasea por las calles de la ciudad ajena. Lleva en su bolso un libro, un cuaderno y lápices de colores...

Ladytacones es un cuaderno de bitácoras personal, con crónicas ilustradas sobre la vida en la ciudad, la creatividad, la era digital, la emoción de los pequeños encuentros, y muchas cosas más...

Sígueme también en facebook, instagram, twitter y pinterest.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...