lunes, 20 de diciembre de 2010

Cuento de Navidad


Hace unos días, un cliente de la cafetería en la que me encontraba, le dijo a la camarera, alegremente, mientras salía del local: "hasta luego, el café sigue siendo la hostia!".

Me pareció que ese señor había entendido el verdadero espíritu de la Navidad: reconocer las cosas pequeñas, bonitas y agradables que surjan en nuestro camino; practicar la gratitud y hacer felices a los demás con cosas sencillas.
(La camarera, y todos los que estábamos allí, sonreímos).

10 comentarios:

  1. son pequeñas cosas las que nos alegran el día y nos hacen seguir adelante.

    ResponderEliminar
  2. Fantastica anecdota.

    Saber usar la amabilidad para alegrar a las personas.

    Un cuento de navidad que se agradece todo el año.

    ResponderEliminar
  3. Una historia preciosa y digna de ser seguida por tod@s los que al leerla hemos sonreido.
    Esto es la navidad de todos los días.

    ResponderEliminar
  4. Cuesta tan poco hacer sentir bien a la gente....

    ResponderEliminar
  5. a mi tambien me ha hecho sonreir, y eso que no estaba en ese café...genial como siempre. Bss y feliz navidad!!! Laura

    ResponderEliminar
  6. que poco cuesta,verdad???me gustan mucho tus reflexiones...
    te sigo
    besitos

    ResponderEliminar
  7. Me parece muy bueno, pero eso hay que practicarlo todo el año y no sólo cuando es Navidad :) Saludo

    ResponderEliminar

Ladytacones pasea por las calles de la ciudad ajena. Lleva en su bolso un libro, un cuaderno y lápices de colores...

Ladytacones es un cuaderno de bitácoras personal, con crónicas ilustradas sobre la vida en la ciudad, la creatividad, la era digital, la emoción de los pequeños encuentros, y muchas cosas más...

Sígueme también en facebook, instagram, twitter y pinterest.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...